Estreñimiento

9 12 2009

Afecta a casi el 20% de la población española, lo que supone 7 millones de personas. De ellos,  el 75% son mujeres y el 40% son personas mayores de 65 años, predominantemente con vida sedentaria. A pesar de su alta frecuencia, 3 de cada 4 personas no acuden al médico para un correcto tratamiento, principalmente debido a que causa pudor o vergüenza hablar de este problema.
El funcionamiento del intestino es variable dependiendo de cada persona, de la dieta y de las diferentes etapas de la vida. Se dice que una persona padece estreñimiento cuando presenta deposiciones con frecuencia menor de 2-3 veces por semana, habitualmente con heces duras y difíciles de expulsar

Las causas del estreñimiento crónico van desde la falta de ejercicio físico, la dieta pobre en fibra, una escasa ingesta de líquidos, a ciertas enfermedades como el hipotiroidismo, o incluso también a factores psicológicos.  Otros casos pueden deberse a alteraciones de la motilidad intestinal, bien por falta de tono de los músculos  de la pared del intestino, o bien por espasmos o contracciones del colon que impiden una correcta evacuación. En el caso de estreñimiento de reciente aparición siempre hay que descartar enfermedades del intestino, en especial obstrucciones mecánicas del colon y recto; en estos casos es importante observar la posible aparición de sangre en las heces.  Ciertos medicamentos, algunos de uso muy común, como los antidepresivos, los derivados mórficos, algunos preparados contra la tos, fármacos antihipertensivos,  antiácidos, y diuréticos, entre otros pueden causar estreñimiento como efecto secundario.
Además, se ha demostrado que el estreñido no tiene un horario concreto para evacuar, no presta atención a la sensación de defecar (por ejemplo, “no va al baño por falta de tiempo”), y evita ir al baño cuando está fuera de casa. Cuando no se responde a la llamada de la defecación se acaba creando un reflejo condicionado negativo y se produce el estreñimiento.  Las costumbres alimentarias también  influyen  y se favorece el estreñimiento con un bajo consumo de frutas de verduras y legumbres, con una ingesta escasa de agua y si se hace poco ejercicio físico.

El estreñimiento  también puede tener otras consecuencias como las  hemorroides, fisuras anales o la aparición de divertículos en el colon.  Las hemorroides son dilataciones varicosas de las venas de alrededor del año, que se producen cuando una persona tiene que realizar un esfuerzo excesivo para defecar. Pueden  ser causa de aparición de sangre roja sobre las heces. Las fisuras anales son heridas o desgarros en la piel que rodea al ano, producidas por el esfuerzo realizado para evacuar el material fecal endurecido, que logra rasgar la piel. Pueden ser muy dolorosas. Los diverticulos del colon son pequeñas bolsas o dilataciones que se producen en la pared del colon. Habitualmente no producen síntomas,  pero puede producirse una complicación  muy severa, que es la inflamación de los divertículos, produciéndose la llamada diverticulitis. Esta grave complicación se manifiesta con un cuadro de dolor abdominal intenso, y fiebre. El tratamiento precisa de antibióticos  y además,  en ocasiones,  es necesaria una intervención quirúrgica

Evidentemente, lo más adecuado sería utilizar las medidas naturales que se exponen en la tabla a continuación, modificando los hábitos personales incorrectos, aumentando el ejercicio y haciendo una dieta rica en fibra dietética. Sin embargo, a veces estas medidas no son suficientes y hay que acudir al médico para que establezca un diagnóstico correcto, descarte enfermedades asociadas  (del tiroides o del propio intestino) y paute adecuadamente el uso de laxantes.  Aproximadamente, entre el 4 al 9% de la población consume laxantes u otras  sustancias “depurativas”  de venta libre en Farmacias u otros establecimientos. La automedicación con laxantes, aunque es una costumbre muy extendida,  no se recomienda ya que algunos de estos fármacos pueden tener efectos secundarios o ser irritantes para el intestino. El uso prolongado de laxantes estimulantes e irritantes puede favorecer el llamado “síndrome del intestino perezoso” que perpetua la alteración.

Dra.  Pilar Riobó
Especialista en Endocrinología y Nutrición





Anisakis

16 11 2009

El temido Anisakis
Cuando Teresa presentó un cuadro de gastroenteritis, con diarrea, dolor abdominal y alergia cutánea, con aparición de habones, urticaria, malestar general, hinchazón de los párpados, y de los labios, pensó que había comido algo que le había sentado mal. La sopa era buena y el pescado al horno era fresco, pero estaba poco hecho Precisó ir a urgencias del hospital y cuando le contó al  médico que había comido pescado al horno, este enseguida le diagnosticó de alergia a anisakis.  La anisakiasis humana es un problema de salud pública, que origina enfermedades, y cuya incidencia está aumentando en los últimos años. Este aumento podría ser debido a una mayor infestación del pescado, a mejoras en el diagnóstico de la enfermedad y a la aparición de la costumbre de comer pescado crudo o poco cocinado. Las medidas preventivas son esenciales para prevenir la enfermedad. Se basan sobre todo en la congelación del pescado que se consume en crudo y en la adecuada cocción del pescado cocinado.
Recientemente, el ministerio de Sanidad y Consumo ha desarrollado un real decreto para la prevención de la anisakiasis, que ha creado una importante polémica
El pescado tiene unas propiedades nutritivas claramente beneficiosas ya que es rico en proteínas y en grasas omega 3.  Sin embargo, más del 50% del pescado que consumimos puede estar parasitado por anisakis. Los grandes mamíferos marinos son los que mantienen el parásito en el medio acuático. Por este motivo, el pescado procedente del Mediterráneo suele estar poco parasitado, mientras que ocurre lo contrario con el de mares fríos, donde suelen vivir estos grandes animales.
Cuando se consume pescado crudo o poco cocinado,  incluidos los ahumados o los boquerones en vinagre, las larvas de anisakis son ingeridas vivas por el hombre. El parásito se  “ancla” o “enclava” en la pared gástrica o intestinal y provoca cuadros de “gastritis” o de “gastroenteritis”, y  reacciones alérgicas, que a veces pueden ser severas. El antecedente de ingestión de pescado crudo o poco hecho en las horas previas permite el diagnóstico de alergia a Anisakis.  Actualmente se considera que es necesaria la ingesta de la larva viva,  para desencadenar una respuesta alérgica .
En otros casos, la ingesta de una cantidad masiva de parásitos, aunque estén muertos, también puede producir enfermedad, ya que se puede llegar a producir una obstrucción intestinal por los mismos.

Se recomienda a la población general, para matar el parásito, cocinar el pescado a 60º C durante 1 minuto. Cuidado con el pescado «poco hecho», ya que las temperaturas alcanzadas pueden ser insuficientes.  El pescado que se vaya a comer crudo, ahumado o en vinagre, o poco hecho es imprescindible congelarlo a temperaturas inferiores a –20º C, durante al menos 24 horas.

En pacientes con antecedentes de alergia a Anisakis se les recomienda  evitar radicalmente la ingesta de pescado crudo, incluyendo salazones, ahumados y escabeche.  Además, es preferible que consuman el pescado congelado en alta mar, ya que en estos casos se eviscera precozmente y la posibilidad de parasitación de la carne es menor.  Asimismo, es preferible que coman las colas de pescados grandes, procurando evitar áreas ventrales,  cercanas al aparato digestivo del pescado que es desde donde emigra el Anisakis  a la carne tras la muerte del pescado.

Dtra. Pilar Riobó
Jefe Asociado de Endocrinología y Nutrición
Fundación Jiménez Díaz